viernes, 17 de octubre de 2008

1975: Patriotas y Traidores

EXTRACTO DE LIBRO DEL CAPITAN (r) EP ELOY VILLACREZ RIQUELME que da a conocer acerca de los pormenores de la traicion a la Revolucion del 3 de Octubre de 1986 del General Velasco Alvarado.

Mayor información del libro AQUI!


Los aprestos bélicos, los análisis efectuados y las operaciones realizadas habían conducido a la gran mayoría de los militares a disponer de criterios sólidos y contundentes para pensar que era la mejor oportunidad desde la guerra del 1879, para recuperar las provincias cautivas de Arica y Tarapacá. Es posible afirmar que como nunca las condiciones estaban dadas para llevar con éxito esta operación.

 

En forma paralela, como parte de la bajeza humana, un conjunto de Oficiales Generales, que se caracterizaban por su servilismo e hipocresía, se coludieron con Morales Bermúdez con la finalidad de que la  Revolución se afiance en esa época, 1975. Había trascurrido solamente casi 7 años de hacer los cambios estructurales que nuestra sociedad requería, el camino del afianzamiento era algo que se sentía que llegaría, al solucionar en forma coherente las contradicciones y falta de comprensión de ciertos sectores sociales.

 

Los traidores no pensaban con cabeza propia, jamás comprendieron lo que significa el recuperar las corrientes nacionalistas de sacralizar la veneración a la patria, por ello se prestaron a ser los traidores del siglo XX cuando fueron instruidos y probablemente habrían recibido alguna canonjía de los poderes fácticos de EE UU, y los "convencieron fácilmente", que no podía permitirse la consolidación del comunismo. Es posible que los órganos de inteligencia del Pentágono hayan tenido reuniones con ese grupo de felones y los hayan convencido que debían evitar el afianzamiento de la revolución, para cerrar el paso al comunismo y a la vez, si Velasco llevaba a cabo una guerra victoriosa contra su sirviente en Chile, Pinochet,

el marxismo en ese país recuperaría el poder y eso era catastrófico para ellos, que se autotitulaban como los herederos del mundo occidental y cristiano.

 

Después de los 30 años trascurridos y teniendo la distancia en el tiempo para reflexionar, la justificación para la traición solo se explica por esas razones que se pueden sintetizar en: temor al pueblo organizado y con recursos propios de vida.

Con esa óptica los traidores idearon una estrategia para detener la revolución y salvaguardar la existencia del genocida Pinochet, sabían perfectamente de la enfermedad del General Velasco, conocían que los generales "revolucionarios" lo eran de la boca para afuera, realmente se sabia que el único que tenia la capacidad y el valor de hacer revolución era el propio Velasco, esa era su fortaleza y su debilidad, el destino de nuestro país quedo centrado en su enfermedad y la traición de unos felones. Lo cual no es novedad en nuestra historia, pero con el halo de la permisividad se evita calificar a los traidores, con su nombre, en esta oportunidad no cometeremos ese error para que quede como enseñanza a las generaciones y como vindicta pública.

 

Los militares TRAIDORES fueron:

 

  • General de División EP. FRANCISCO MORALES BERMUDEZ CERRUTTI. Presidente de la Republica.
  • General de División EP. GUILLERMO ARBULU GALLIANI. Presidente del Consejo de Ministros y Ministro de Guerra.
  • Vicealmirante AP Jorge Parodi Galliani, Ministro de Marina.
  • Teniente General FAR. DANTE POGGI MORAN. Ministro de Aeronáutica.
  • Teniente General FAR JORGE TAMAYO DE LA FLOR. Ministro de Salud.
  • General de División EP. GASTON IBANEZ 0' BRIEN, Ministro de Industria y Turismo. Encargado de la Cartera de Comercio.
  • Teniente General FAP. LUIS GALINDO CHAPMAN, Ministro de Trabajo.
  • Doctor LUIS BARUA CASTANEDA, Ministro de Economía y Finanzas.
  • Embajador JOSE DE LA PUENTE RADBILL, Ministro de Relaciones Exteriores.
  • General de Brigada ER. RAFAEL HOYOS RUBIO, Ministro de Alimentación.
  • General de Brigada EP. ELIVIO VANNINI CHUMPITAZI, Ministro de Transportes y Comunicaciones.
  • Contralmirante AP. FRANCISCO MARIATEGUI ANGULO; Ministro de Pesquería.
  • General de Brigada ER. RAMON MIRANDA AMPUERO, Ministro de Educación.
  • General de Brigada EP. LUIS CISNEROS VIZQUERRA, Ministro del Interior.
  • Contralmirante AP. JORGE DU BOIS GERVASI, Ministro de Integración.
  • General de Brigada ER. LUIS Arbul0 IBANEZ, Ministro de Agricultura.
  • Contralmirante AP. GERONIMO CAFFERATA MARAZZI, Ministro de Vivienda y Construcción.
  • General de Brigada EP. ARTURO LATORRE DI TOLLA, Ministro de Energía y Minas.

 

 

Como parte de la trágica comedia de la vida, estos traidores de 1975 al mando de Morales Bermúdez, reeditaron a los traidores de 1883 como Miguel Iglesias, que transaron con el enemigo para mutilar el territorio nacional.

La Batalla de Huamachuco fue un error al enfrentar el aparato militar del Perú, personificado por los breñeros, contra el aparato militar de ocupación chileno, puesto que en los tres años que duro la ocupación se dieron 380 batallas y combates de todas las magnitudes, creando un desgaste y cansancio en el ocupante, con el riesgo para los chilenos de que algunas zonas del sur habían iniciado el proceso de reactivación de unidades con los cuadros militares alrededor del Contralmirante Montero, a la sazón Presidente de la Republica, con residencia en Arequipa y otros grupos de patriotas organizados en Puno y Cusco, zonas que no fueron ocupadas ni invadidas. Cabe agregar que mas al sur en Arica y Tarapacá seguían combatiendo fuerzas comandadas por el Coronel Gregorio Albarracín. Además en todo momento existía la posibilidad de hacer volver intervenir a Bolivia con la dotación de armamento desde Argentina, al existir corrientes favorables al Perú en ese país, tal como se puede recordar a los argentinos que vinieron a luchar por nosotros en la persona del diputado Roque Sáenz Peña (luego Presidente de Argentina en 1910) y Alfredo Mármol, muerto en Arica (1880).

Al perder en Huamachuco, Chile aprovecha la debilidad de Cáceres para nombrar a Iglesias interlocutor y negociar con Antonio de Lavalle los términos de la mutilación; al respecto se comentaba que observadores "iglesistas", al presenciar la derrota de los "breñeros", "arrevientacinchas" llegan de la sierra de la Libertad hacia Cajamarca donde estaba Iglesias. Con esta información negocia con los mensajeros chilenos para transar y ser reconocido como Presidente del Perú.

Afirmamos que Huamachuco fue un error puesto que combatiendo día a día, pueblo por pueblo, aldea por aldea, se había mantenido el espíritu de la resistencia, obligando a las unidades chilenas a replegarse, presionando la opinión publica de Chile a su Congreso para poner fin a la guerra, al ver morir a sus hijos, es ese momento ya sin justificación, por haberse apoderado de los territorios que ambicionaban, explotarlos y obtener ganancias con el salitre como jamás Chile había obtenido y eso aparece en sus cuentas nacionales.

El Senado Chileno en mayo de 1883 instaba al Ejecutivo a retirar las tropas de ocupación hacia Arequipa para negociar la mutilación, al tornarse en inmanejable la situación para llegar a un acuerdo con Cáceres, que permitiera la vuelta de sus soldados, pero la miopía política de algunos oficiales regulares que acompañaban a Cáceres, que lo instaron a definir la situación en una gran batalla que glorificaría al Ejercito, los llevo a tomar esa decisión, enfrentarse en Huamachuco, porque hasta ese momento las tropas irregulares en todos los pueblos eran los que habían sostenido la resistencia y en muchos casos habían hecho retroceder al enemigo, acumulando una capacidad de opinión importante. Experiencia trágica para ellos, porque Cáceres ya como político no supo aquilatarlos al tomar el gobierno, puesto que condujo los destinos nacionales con la óptica limeña, muchas veces ajena a la realidad del Perú.

Hacemos este paralelo histórico porque al igual que Cáceres en 1883, los que traicionaron a Velasco estuvieron en el poder, participaron de el, todos ellos juraron lealtad a los principios de la Revolución, todos ellos se acercaron a Velasco a llorar en su hombro y decirle contigo hasta la muerte, cuando en realidad medraron para servir a sus intereses y en algunos casos a poderes extranacionales, esos sujetos ocupan el último circulo del infierno de Dante.

Lo increíble es que estos sujetos tuvieron la habilidad de convencer a los Generales Leonidas Rodríguez Figueroa y Fernández Maldonado y Rafael Hoyos, que eran los oficiales mas politizados y que en términos generales habían demostrado consecuencia con los postulados de la revolución militar, la tesis esgrimida por los traidores, probablemente influenciados par los poderes fácticos del imperio, plantearon que "el General Velasco no se encontraba en condiciones de salud aceptables". Uno de ellos sostuvo que la cantidad de medicines que tomaba por su enfermedad habían alterado sus facultades mentales, poniendo en peligro la conducción de la guerra y del proceso.

Para avalar las palabras de justificación de la afirmación expresada que Velasco no estaba en condiciones normales; presentaron una supuesta ficha clínica, cediendo la palabra a un medico militar de apellido Rodríguez, quien asevero que la administración de analgésicos ya no le hacían efecto, debiendo administrar medicamentos de mayor poder cuya influencia en los tejidos cerebrales era preocupante.

Intervino el General Ibanez O'brien, pare afirmar en una muestra de un supuesto patriotismo, que había que pensar seriamente en el relevo del Presidente si es que deseábamos ganar la guerra a Chile, cabe agregar que este sujeto formaba parte de la conspiración.

Los oficiales comprometidos con el golpe esgrimieron esas débiles razones para decidir a espaldas de la oficialidad que Velasco debía ser retirado del poder. Dentro de este plan golpista, Morales Bermúdez presento a Velasco una sugerencia para retrasar el día "D" para 30 días después, exactamente para el 06 de septiembre, aduciendo que las baterías antiaéreas SAM no habían terminado de ser instaladas en Arequipa y las Vilcas. Estas baterías eran de suma importancia porque se sabía que Chile había retirado su aviación hacia el sur, hacia el Aeropuerto de Puerto Mont y en caso de ataque peruano, podrían desestabilizar el frente atacando a nuestra retaguardia, lo que podría provocar una destrucción muy importante de Arequipa.

Velasco cometió el grave error, y así lo consignara la verdadera historia del Perú, de postergar la orden de ataque. Lo que ocurrió después es conocido por todos, el 29 de agosto de 1975 la antipatria con Francisco Morales Bermúdez al frente dio un golpe de estado y se apodero del gobierno.








Morales Bermudez, Felón del Ejercito del Perú



Publicar un comentario en la entrada